miércoles, 14 de diciembre de 2016

VÍCTOR BRAXATOR "MANNKEN"

¡CUADRITOS VELOCES!


No es fácil de seguir el rastro de Víctor Braxator en su sendero de papel y tinta. A diferencia de otros artistas del noveno arte, sobre él escasean los datos necesarios para conocer más a fondo la cronología de su obra artística.

Nació en Paraguay en 1937 y en Argentina adoptó el pseudónimo de “Mannken”; trabajó en las revistas de Hector Torino, ”La barra de Pascualín”, “El conventillo de don Nicola”, etc.

Posteriormente dibujó en las revistas editadas por Adolfo Mazzone “Capicúa”, “Afanancio”, “Cariseca”, etc.

Dibujó mucho en las revistas de aquella época, desde parodias del Ernie Pike de Oesterheld, hasta pasar por las páginas de la revista “Lupin” haciendo “JOHNNY RETRUENOS” con guiones de José Benavidez, “VON BOCHUS Y MEGATÓN” para la revista Piantadino. GALAXIO DE LAS ESTRELLAS, LOS INSOBORNABLES, PICHO PATAFONDO, ZETA ZETA 1°… fueron algunos de los personajes de su autoría que vivieron en páginas de formato apaisado, incluyendo a JOE BANG BANG, donde la comedia y la acción ya iniciaban desde el nombre onomatopéyico del protagonista.




"ZETA ZETA PRIMERO"-Historieta donde comienza a despegarse de la influencia del dibujante Belga André Franquín, evolucionando hacia una linea fina más espontánea.

No es un pájaro, no es un avión...¡Es el Zeta-Zeta y sus pilotos!

En la revista “Billiken” de editorial Atlántida dibujó una historieta a color “Pepe Pistón y Biela Fundida”, para el suplemento “El clan de Mc perro”.
 
Imagen del blog LAS TRAVESIAS DE FITITO, agradecemos a su blogger .

http://elforodelabd.forogratis.es/las-travesias-de-fitito-y-la-obra-de-mannken-t653.html
 Particularmente en esta etapa se lo nota más emparentado en su estilo con la escuela franco-belga, en donde brillaban monstruos del cómic como André Franquin con “Spirou”, Peyo con sus “Smurfs”, o “Bill y Bolita” del dibujante Roba, y tantos otros.



En Febrero de 1986, cuando la revista “LUPÍN” cumplió 20 años de publicación ininterrumpida, el dibujante Guillermo Guerrero le dedicó un cálido recuerdo al cowboy “JOHNNY RETRUENOS”, cuya historieta fue una de las primeras en publicarse en esa revista. Este personaje fue dibujado por Pedro Seguí y en una etapa posterior continuado por Mannken, firmando con su apellido real: Braxator.


 Pese a esa influencia de estilo europeo, observando atentamente, es posible descubrir en esa etapa de su desarrollo estilístico algunos de esos trazos frescos que luego caracterizarían su estilo en historietas posteriores, con ese desparpajo y seguridad con las que le daría vida a “Fitito” y todo ese clima automovilístico perfectamente logrado.

Historieta ELECTRON-Episodio "Huracán de ambiciones"-Publicada en la revista PIANTADINO 153, Septiembre de 1971.





Junto a los dibujantes Félix Saborido y Jorge Toro formaban el equipo que se encargaba de hacer el lápiz y el pasado a tinta de “Chifladuras de Carlitos Balá”, una revista de historietas con personajes costumbristas que vivían alocadas aventuras con personajes clásicos del cine y la literatura, en un delirio bastante atípico para esa época.


 Esta revista nació con una iniciativa del dibujante Jorge Toro, encargándose él de la realización integra del dibujo en los números iniciales, pero ante el éxito de esta historieta y la creciente producción de páginas, convocó a su cuñado Félix Saborido y a Víctor Braxator.

 La revista editada por ediciones EL DELFÍN no publicaba los nombres de los dibujantes, por lo cual muchos ignoran que tanto Saborido como Mannken hicieron un aporte gráfico muy valioso en esta historieta, con sus trazos frescos y dinámicos.

En Italia, Francia, España y Alemania también conocieron su talento con sus trabajos para el público europeo. En el campo de la animación incursionó en el equipo de Jaime Días produciendo para Hanna-Barbera.

Fue director de arte en series de dibujos animados como “Los pitufos”, “Scooby Doo” y “Los supersónicos”.


TRAZOS COSTUMBRISTAS
Pero en esos trazos en tinta china donde no tenía que dibujar personajes ajenos es donde aflora su personalidad “tuerca”, y esas viñetas emanan un fuerte aroma a nafta de competición rutera, a querosene y aceite, a taller mecánico y polvareda de potentes ruedas en un agreste camino de tierra.

No cuesta mucho imaginar a Víctor Braxator en una soleada tarde dominguera, en la tribuna de un autódromo o al borde de una pista de tierra, delirando de entusiasmo en una competencia fierrera.

En esas líneas veloces y desbordantes, a veces irrespetando la demarcación rígida de un cuadrito, hay una gran alegría. La satisfacción de quien dibuja lo que ama. Los dibujos de Víctor Braxator llegaron a mi niñez y a la de muchos a través de las páginas de diversas revistas de historietas de los sesenta y los setenta, pero sería particularmente un personaje en el que se podría apreciar un estilo más definido, ese sello característico de cada historietista, esa impronta particular con la cual uno puede identificarlo inmediatamente tan solo contemplando un par de cuadritos.
 
Me refiero concretamente ese intrépido corredor (¿Émulo del japonés Meteoro?) que era FITITO, en esa época no sentía curiosidad acerca de quien dibujaba esos cuadritos geniales, simplemente los disfrutaba en una ávida lectura, que al terminar la historia releía al día siguiente con renovado entusiasmo.
El mundo tuerca construido para esas historias era reflejado gráficamente y también en los nombres de los personajes; “CORROSIÓN y FISURA” –(Por el desgaste de una carrocería), el villano corredor “BIEL ARROTA” –(por biela rota) el locutor “HUGO TEANDO” (¿Un periodista del programa automovilístico “Carburando”? ) el “LOLE ROMÁN” (Carlos Reuteman), el italiano “EMERSON RAJALDI” (Por Fitipaldi)... y todo un desfile de alusiones al deporte de cuatro ruedas.
El piloto Fitito no era alguien que ocultase una doble personalidad con un alter-ego superhéroe, sin pretensiones de mega poderes que lo diferenciasen del humano común, su mérito y distinción estaban en el empeño de su esfuerzo y el orgullo de ser argentino… ¡Lástima que ya no “nazcan” héroes nacionales de papel y tinta como él!



 En una etapa posterior la pluma y el pincel de otros artistas continuaron sus travesías, pero hay una predilección del público lector por las páginas dibujadas por Mannken, su autentico creador.
Las ediciones originales de “FITITO” se publicaban en formato tipo A-4 y con una clara mención de su autor. Cuando se reeditó en ediciones EL DELFÍN el nombre de Mannken fue suprimido y algunas viñetas sufrieron modificaciones para adaptar las páginas al formato de revista apaisada.
Desbordantes de onomatopeyas en múltiples rugidos de motores, de aceite en el piso, de tribuna fierrera delirando de gusto al ver esos bólidos a máxima velocidad. Y más allá de su talento como dibujante, en los personajes que estaban relacionados con la velocidad en cuatro ruedas es donde queda evidenciado el disfrute que sentía Mannken al dibujar este tema en especial.

También pasaría por las páginas de las revistas de Columba y ediciones Record, en “EL VIEJO”, una serie publicada en “NIPPUR MAGNUM”, con guiones de Ricardo Barreiro, Mannken se despacha a full dibujando triciclos todoterreno, vehículos blindados, post-apocalipsis y mucha arena volando por doquier, con una atmósfera que homenajeaba a la película “MAD MAX”, aquella protagonizada por Mel Gibson, interpretando al guerrero del camino que se esfuerza por sobrevivir en un futuro hostil para la humanidad…






Víctor Braxator, con parte de su familia, el 4 de Septiembre del 2008, cuando se le realizó un homenaje en el día de la Historieta.
 
El reconocimiento a Mannken, por su talentosa trayectoria.
 Lamentablemente, en Noviembre de 2011 Víctor Braxator dejó el plano terrenal, pero la huella de su talento queda en la memoria de todos aquellos lectores que disfrutamos con su arte en nuestra niñez.
No pude darme el gusto de conocerlo personalmente, pero décadas después de aquellas lecturas, con la infancia muy atrás, una tarde en la ciudad de Morón, por pura casualidad, descubrí el estudio de arte de Jorge Toro, dibujante y editor de la que fue editorial EL DELFÍN.
Abre la puerta un señor sonriente y le pregunto: - ¿Ud. es Jorge Toro? – Tras las presentaciones Toro me atendió muy amablemente y me invitó a conocer su estudio. Al atravesar la puerta no podía dar crédito a mis ojos: ahí estaban docenas de originales de las historietas que alegraron tantas horas de mi infancia…
Tiras de “Chifladuras de Carlitos Bala”, ”Gattin y el equipo”, y en una pared lateral un inmenso original de “FITITO” dibujado por Mannken parecía decirme: “Acá estoy… Fitito en persona”, o mejor dicho los dibujos originales, más impactantes y más bellos de lo que podían apreciarse en las páginas de las revistas.
Y más allá de los halagos que se puedan verter hacia su trabajo, es innegable el carisma gráfico que emanaban esos cuadritos, desbordantes de onomatopeyas automovilísticas… ¡Imposible no disfrutar como lector, cuando era evidente que su autor había volcado lo mejor de sí, escribiendo y dibujando aquéllas páginas!
Aún hoy, ya adultos, una sonrisa se dibuja en nuestro rostro al admirar nuevamente esos cuadritos vertiginosos… ¡Aplausos para Mannken!



 
DANIEL JORDAN y ELMO ROCKO - PROYECTO FAUNA DE GRAFITO
Septiembre 2016

3 comentarios:

  1. Muchss gracias por tu trabajo, por tus palabras e investigación! Hermoso texto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ante ciertos artistas cuya oBra va de la mano con los recuerdos de la infancia la admiración enmarca todo

      Eliminar
  2. POr finnnnn algo de Mannken lo segui mientras aparecia en distintas revistas y personajes...me daban mucha pena que no lo recuerden en las paginas de los comics argentos, pero esta vez por un momento volvi a parte de mi juventud al ver de nuevo sus dibujos, gracias milllllllllll

    ResponderEliminar